Diabetes: cómo puede ayudarse a sí mismo

El exceso de azúcar que provoca la diabetes puede tratarse

Vivimos cada vez más deprisa, nos olvidamos de comer con regularidad y a menudo tenemos prisa por atiborrarnos de productos hipercalóricos de mala calidad. A esto hay que añadir el estrés en el trabajo y un estilo de vida sedentario. Estos factores contribuyen al desarrollo de la obesidad y de las enfermedades estrechamente asociadas a ella, como la hipertensión, los niveles elevados de colesterol total y triglicéridos, la reducción de los niveles del colesterol "bueno" HDL, los niveles excesivamente altos de glucosa en sangre y la resistencia de los tejidos a la insulina. 

la diabetes se puede tratar, pero es mejor prevenirla

Mejorar la sensibilidad de los tejidos a la insulina es una necesidad absoluta. Además de los cambios en la dieta, se debe realizar actividad física. Las personas con trastornos del metabolismo de los carbohidratos deben moverse mucho, deben cuidar el tipo y la cantidad de carbohidratos consumidos y la regularidad de las comidas. También conviene prestar atención al contenido de grasa y fibra de la dieta. 

La dieta debe basarse en la reducción de la cantidad total de carbohidratosLa dieta debe basarse en una combinación de alimentos simples y complejos. En primer lugar, es necesario eliminar por completo los productos que aumentan rápidamente el nivel de azúcar y, en consecuencia, de insulina en la sangre. Los alimentos procesados, las bebidas azucaradas, los zumos, los frutos secos, los dulces, los alimentos refinados -harina de trigo blanca o jarabe de arce- deben excluirse definitivamente de la dieta. 

Productos que regulan los niveles de azúcar 

A la hora de elegir los alimentos, fíjate en su índice glucémico (IG). Cuanto más bajo sea, mejor. También es importante que el menú no contenga sólo hidratos de carbono (por ejemplo, fruta o avena): la adición de proteínas, grasas y fibra reducirá el IG de los alimentos, lo que es beneficioso desde el punto de vista de la sensibilidad a la insulina.

algunos productos son bajos en azúcar y ayudan a controlar la diabetes

Judías y lentejas 

Las lentejas verdes, amarillas y rojas, así como una de las decenas de variedades de alubias, son todos cultivos de bajo índice glucémico. Estas legumbres, como otras, son una brillante alternativa a otros nutrientes saciantes que, sin embargo, a costa de no sentir hambre, aportan un exceso de azúcar. La fibra y las proteínas regulan los niveles de azúcar en la sangre, inhibiendo el efecto de su repunte repentino momentos después de una comida. El almidón, al tener la misma función, se basa en su capacidad para ralentizar la digestión de los nutrientes. 

El magnesio es un elemento con una enorme influencia en el metabolismo, que no se puede ignorar. Además de lo anterior, hay fósforo, potasio y vitaminas E, C y B. Las alubias y las lentejas son útiles en las dietas vegetarianas y veganas. Gracias a su alto contenido en proteínas, son un gran sustituto de la carne. 

Cítricos 

Los amantes de los cítricos se dividen en los que se refieren al amargor natural de los pomelos o al sabor ácido de las naranjas; también están los que gustan de sus variedades más dulces. A pesar de las apariencias, incluso los cítricos dulces tienen un bajo índice glucémico. Se benefician especialmente cuando se combinan con piña, plátano o sandía. 

A diferencia de los anteriores, se pueden consumir en mayores cantidades. Además, los cítricos son ricos en fibra, lo que los hace ideales como tentempié. No les faltan fitohormonas, que conllevan una gran cantidad de propiedades beneficiosas para la salud. No todos están directamente relacionados con la regulación del azúcar en la sangre, pero cabe destacar los que tienen fuertes propiedades antidiabéticas: la naringenina, un polifenol. 

Semillas de calabaza y calabaza 

La calabaza, o Cucurbita L. en latín, es una planta que se asocia especialmente con el otoño, probablemente por el hecho de que entonces está suficientemente madura. Durante el resto del año, vale la pena utilizar sus semillas. La calabaza es rica en fibra, lo que proporciona una sensación de saciedad tras su consumo. Junto con los antioxidantes, forman un dúo brillante que ayuda a regular los niveles de azúcar en la sangre. 

Los polisacáridos son hidratos de carbono que pueden descomponerse lentamente, por lo que no contribuyen a un aumento repentino del azúcar en sangre después de una comida. 

Los diabéticos apreciarán la calabaza especialmente en su forma en polvo, que, añadida a los alimentos, también cumple su función y añade un extraordinario aroma a los platos. En algunos países, la calabaza se ha convertido en un remedio para la diabetes, como en Irán y México. 

Brócoli y brotes de brócoli 

El brócoli es una hortaliza de la familia de las Brassicaceae, de un bello color verde, que recibe el nombre de crucífera por la forma en que está dispuesta la cabeza. Su consumo debe ser una parte estándar de su dieta. Son una de las fuentes concentradas más conocidas de glucosinolatos, como la glucorafanina. Este último está especialmente presente en los brotes de brócoli. Se ha demostrado que, los glucosinolatos ayudan a elevar el umbral de sensibilidad a la insulina y a reducir los niveles de azúcar en sangre. Las personas con diabetes de tipo 2 notan lo anterior especialmente cuando se suplementa en forma de polvo o extracto. 

En las personas con diabetes Tipo 2 cuando se complementa en forma de polvo o extracto. Además del brócoli, otras verduras crucíferas también ayudan a reducir el riesgo de desarrollar este tipo de enfermedad. En el caso del brócoli y los brotes de brócoli, es mejor comerlos crudos o ligeramente cocidos al vapor. 

Además, el consumo de verduras crucíferas se ha relacionado con un menor riesgo de diabetes de tipo 2. Recuerde que la mejor manera de obtener la mayor cantidad de nutrientes es disfrutar del brócoli y los brotes de brócoli crudos o ligeramente cocidos al vapor. 

Marisco 

Aunque a simple vista no parezca muy lógico, lo cierto es que las proteínas tienen una capacidad inestimable para controlar los niveles de azúcar en sangre. El marisco es una fuente de proteínas especialmente valiosa, como el pescado y el marisco. Además de contar con el bloque básico de proteínas, éstas también son alabadas por su abundancia de vitaminas, minerales y antioxidantes, que desempeñan un papel importante en la regulación del azúcar. Las proteínas ralentizan la digestión (y dan una sensación de saciedad más prolongada), por lo que no hay picos de azúcar "postprandiales" repentinos. 

Es importante destacar que, como toda la carne, el marisco y el pescado también tienen grasas, pero en su caso se trata de las llamadas grasas saludables. Por lo tanto, los protagonistas de este texto tampoco son indiferentes a otros aspectos de la salud. La regulación de los niveles de azúcar está influenciada por la cantidad de grasa corporal, por lo que es preferible una pequeña cantidad en el cuerpo. Se puede sacar una conclusión sencilla: es aconsejable sustituir parcialmente las aves de corral y la carne de vacuno por pescado y gambas. 

Hiperglucemia 

La hiperglucemia es una condición en la que la concentración de glucosa en sangre, o glucemia, supera el límite superior de la normalidad. También se denomina sobrediagnóstico. Su opuesto es hipoglucemia (hipoglucemia), que es una concentración demasiado baja de este azúcar en la sangre. La hipergiemia puede adoptar la forma de una afección aguda o una forma crónica.

evitar el exceso de azúcar provoca graves enfermedades

La glucemia en ayunas en una persona sana es de 60-99 mg/dl, y de 120 mg/dl hasta 2 horas después de una comida. Se habla de hiperglucemia cuando los niveles de glucosa en sangre superan los 180 mg/dl. Se considera una señal de alarma prediabética, y un nivel de azúcar sostenido por encima de 126 mg/dl ya es considerado por la mayoría de los especialistas como un signo de diabetes. 

Glucosa es un azúcar simple que se forma durante la digestión de los hidratos de carbono. Es el componente energético básico para todas las células del cuerpo. Sin embargo, para que entre en ellos, se necesita insulina en la mayoría de los casos (excepto en el cerebro, las fibras nerviosas, la retina, los riñones, las glándulas suprarrenales, los vasos sanguíneos y los eritrocitos). 

Insulina es una hormona producida en las células beta de los islotes de Langerhans, situados en el páncreas. Los niveles elevados de glucosa en sangre provocan la liberación de insulina, que permite a las células absorber este azúcar, y los niveles de glucosa en sangre descienden. 

Síntomas de la hiperglucemia 

A diferencia del estado hipoglucémico, los síntomas de la hiperglucemia suelen permanecer latentes y pasar desapercibidos. En la mayoría de los casos, los síntomas sólo aparecen cuando los niveles de azúcar en sangre superan los 270-360 mg/dl.  

Los tres síntomas clásicos de la hiperglucemia son la hiperfagia - apetito excesivo, la polidipsia - aumento de la sed y la poliuria - micción excesiva, especialmente por la noche (es un mecanismo para excretar el exceso de glucosa). 

Complicaciones de la hiperglucemia 

Los niveles altos de azúcar tienen muchos efectos secundarios, entre ellos:

provoca daños en los vasos sanguíneos
altera los procesos lipídicos, provocando la formación de compuestos anormales de colesterol y triglicéridos, que se depositan en las arterias (aumento del riesgo de aterosclerosis)
daña los vasos de la retina (riesgo de ceguera o cataratas)
daña las enzimas que intervienen en los procesos metabólicos
perjudica la coagulación de la sangre
aumenta el riesgo de infarto
causas de la disfunción eréctil
conduce a la aceleración de los procesos de envejecimiento y a la destrucción de las células y del colágeno
ralentiza los procesos de cicatrización de las heridas
seca la piel (el exceso de glucosa se elimina del cuerpo en la orina, lo que provoca deshidratación)
aumenta el riesgo de infección
aumenta la probabilidad de desarrollar diabetes
puede causar cetoacidosis, que a menudo conduce al coma o a la muerte

Carbohidratos 

Son la principal fuente de energía para el ser humano. Realizan muchas funciones fisiológicas en nuestro cuerpo. Son compuestos orgánicos que pueden dividirse en azúcares simples y complejos. Sin embargo, debemos elegir cuidadosamente su procedencia y saber cuándo es más beneficioso para nosotros tomar hidratos de carbono simples y cuándo es más beneficioso tomar hidratos de carbono complejos, porque el consumo excesivo de azúcares simples, sobre todo a destiempo, provoca una serie de enfermedades, como la diabetes de tipo 2. 

Estructura y descomposición de los hidratos de carbono 

Los carbohidratos son compuestos químicos orgánicos formados por átomos de carbono, hidrógeno y oxígeno. Suelen dividirse según el número de unidades de azúcar en la molécula. Se dividen de la siguiente manera: 

  • Monosacáridos (azúcares simples): glucosa, fructosa, ribosa, desoxirribosa 
  • Disacáridos (disacáridos): sacarosa, maltosa, celobiosa 
  • Polisacáridos (polisacáridos): almidón, celulosa 

Funciones y papel de los hidratos de carbono 

Los hidratos de carbono son la principal y más fácil fuente de energía para nuestro organismo. Esta es su función principal. Son necesarios no sólo para cualquier actividad física durante el día, sino también para el buen funcionamiento de nuestro cerebro y nuestros músculos. Los hidratos de carbono entran en la composición del ADN y del ARN, modificando así algunas proteínas, y son responsables del trabajo de nuestro sistema endocrino. 

Mantienen la llamada "hormona de la felicidad", la serotonina, en un nivel elevado, lo que garantiza el bienestar. Regulan el metabolismo de las grasas y, por tanto, favorecen la reducción del tejido graso. Si la ingesta de hidratos de carbono es insuficiente (menos de 50 g de hidratos de carbono al día), se forman cuerpos cetónicos, de los que el organismo se ve obligado a extraer energía. Esto, por supuesto, tiene sus pros y sus contras (de ahí la dieta cetogénica), pero no debe seguirse durante demasiado tiempo, y debemos estar bajo constante supervisión médica durante su aplicación. 

Si se sigue una dieta equilibrada y se come de forma racional, los hidratos de carbono deben constituir hasta el 50-60% de las necesidades calóricas diarias. 

Proceso de digestión de los carbohidratos 

La digestión de los hidratos de carbono comienza ya en la boca, y la enzima responsable de su digestión se llama enzima amilolítica. 

La amilasa salival descompone los polisacáridos en dextrinas y maltosa. La digestión del almidón, el glucógeno y las dextrinas continúa entonces en el duodeno bajo la acción de la amilasa pancreática. La siguiente etapa es la digestión de los hidratos de carbono por la amilasa intestinal. Gracias a su acción, se produce la descomposición final de los polisacáridos.

la dieta es importante en la diabetes para ayudar a digerir los carbohidratos

Las disacaridasas participan en la digestión de los disacáridos. Producen azúcares simples (glucosa, galactosa, fructosa) y la digestión de estos hidratos de carbono es completa. Los azúcares simples se absorben en el duodeno y el yeyuno (una de las tres partes del intestino delgado) a través de las vellosidades intestinales. A continuación, entran en el lumen de los vasos sanguíneos. Las enzimas digestivas se encargan de descomponer cada tipo de carbohidrato. 

Índice glucémico 

Se refiere a los productos a base de carbohidratos y determina el aumento porcentual medio de la concentración de glucosa en sangre tras consumir al menos 50 g de carbohidratos asimilables. Cuanto mayor sea el índice glucémico de un producto a base de carbohidratos, mayor será el aumento de los niveles de azúcar en la sangre y, por tanto, mayor será el nivel de insulina segregado por el páncreas. 

Sin embargo, el índice glucémico de un producto es cada vez menos relevante, porque sólo se refiere a un único producto y no puede utilizarse para toda la comida. Por ejemplo, un producto a base de carbohidratos con un índice glucémico de 70, cuando se combina con un producto a base de proteínas y un producto a base de grasas, tendrá un índice glucémico más bajo y no elevará la glucosa en sangre tanto como cuando se combina con un producto sin proteínas ni grasas. 

Principales fuentes de hidratos de carbono:

arroz
avena
pastas
patatas
copos de avena/huevo
harinas de varios tipos
productos lácteos
pulsos
verduras
frutas 

Formas de reducir los niveles de azúcar 

compruebe regularmente sus niveles de azúcar en sangre

Si su nivel de azúcar en sangre es alto, no tiene que recurrir a la medicación para restablecerlo. La forma más eficaz es realizar cambios en el estilo de vida que reduzcan permanentemente los niveles de azúcar.

La parte más importante e integral de la lucha contra el problema es el uso de una dieta adecuada. Al fin y al cabo, los errores en la dieta son la principal causa del aumento de los niveles de glucosa en la sangre. La dieta debe ser rica en fibra, es decir, en verduras y productos de cereales integrales. También es importante hacer comidas regulares, unas 4 o 5 al día. Además, es aconsejable evitar la cocción excesiva de productos de cereales como los grañones, la pasta y el arroz, asociada a un aumento de su índice glucémico. También es necesario evitar las fuentes de azúcares simples y limitar el consumo de frutas, especialmente las muy dulces. 

Para reducir los niveles de glucosa, es importante recordar que hay que mantenerse físicamente activo, ya que el movimiento hace que la glucosa se gaste más rápidamente. Por lo tanto, vale la pena ocuparse de una pequeña dosis de actividad física cada día. No tiene que ser un entrenamiento intensivo, sino un ejercicio moderado, adaptado a las necesidades y capacidades de la persona. 

La hiperglucemia es en muchos casos el resultado de una fuerte tensión nerviosa, que puede ser muy peligrosa para las personas que viven bajo un estrés constante. Por lo tanto, es una buena idea relajarse todos los días. Es una buena idea encontrar una actividad que te calme y tenga un efecto antiestrés, a la vez que te ayude a mejorar tu rendimiento. 

Qué evitar para mantener bajos los niveles de glucosa en sangre 

Si el nivel de glucosa en sangre es demasiado alto, es necesario eliminar de la dieta diaria los productos que contienen hidratos de carbono simples. Entre ellos se encuentran el azúcar y los alimentos que lo contienen, como los dulces, la confitería, los zumos azucarados, los néctares, las bebidas dulces y los productos de fruta. Además, también debe limitarse el consumo de productos de cereales refinados como el pan de trigo, el arroz blanco y los grañones como la sémola. 

Es importante controlar la cantidad de fruta que se consume. En la dieta diaria, se permiten sobre todo los bajos en carbohidratos, como las manzanas y los cítricos. En cambio, los plátanos, las uvas y los frutos secos deben excluirse o consumirse sólo ocasionalmente. 

Algunas verduras tampoco son recomendables en una dieta alta en azúcar. Entre ellos se encuentran: las patatas, las habas, los guisantes y el maíz por su alto contenido en almidón. También hay que evitar: el alcohol (especialmente el dulce), los platos recalentados y la comida rápida. En caso de resultados anormales de la glucosa, también es importante evitar el consumo de productos de harina (bollos, fideos y tortitas). 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *